viernes, 17 de julio de 2015

Escenas gays de wrestling (1)


En wrestling, hay multitud de escenas donde, de una forma real o imaginada,
el componente de excitación gay salta al primer plano... Por otra parte, resulta
lógico que, entre dos jóvenes atletas de bella y fibrada musculatura que están,
casi constantemente, palpándose y tocándose durante un combate, surja, en
cualquier momento, la excitación provocada con tanto roce de carne magra.

Quiero dejar  bien claro que está sección llamada "Escenas gays de wrestling",
no tiene por qué ser fiel a la realidad y, por tanto, quiero mantener a salvo la
verdadera condición sexual de los luchadores que aquí aparecerán, pues los
gustos y tendencias sexuales deben ser libres, respetables, y privadas.

Dicho todo esto, os dejo con Tyson, que se encargará de hacer de maestro de
ceremonias de esta nueva sección:














Cuando los dos luchadores se encontraban, en un cuerpo a cuerpo, en
el centro del ring, Scorpio comenzó a empujar con fuerza hasta tener a
su adversario atrapado en el poste de una de las esquinas, con la intención
de empezar a golpearle sin que este se pudiese mover.


Pero T.J. valiéndose de su gran agilidad, giró rápidamente sin que su
adversario pudiera impedírselo, invirtiendo así el movimiento y colocándose
ahora en situación de ataque para poder golpear a placer a su adversario.


Pero algo ocurre porque Perkins, en lugar de atacar, se queda inmóvil,
aferrado al cuerpo de su adversario, ante las airadas protestas de Sky sin,
ni siquiera, intentar lanzar algún golpe.

La explicación de todo esto se comprende cuando Scorpio levanta sus
brazos, dejando al descubierto uno bellos y definidos pectorales culpables
de que Perkins, al apoyar su mejilla, sintiera una involuntaria y caliente
excitación que le impidió querer cambiar de postura.


El árbitro, intuyendo que algo raro ocurría, procedió a separar a ambos
contendiente y finalmente, no sin esfuerzo, consiguió que los atléticos
cuerpos se separaran, sin que ello fuera suficiente para acallar las
protestas de Scorpio.


Aprovechando que el árbitro y Scorpio, enredados en su discusión,
se habían desplazado al otro rincón del ring, Perkins aprovechó para
colocarse el calzón que había quedado mal puesto por culpa de su
involuntaria erección.


Scorpio estaba indignado y no dejaba en reclamar, con vehemencia,
el abuso sexual al que, según él, había sido sometido por su adversario.


El árbitro entonces interrogó a Perkins y éste, lejos de achantarse,
contestó de la manera más lógica posible para ahuyentar todo tipo
de dudas sobre su culpabilidad.


Pero Scorpio Sky no estaba dispuesto a que su adversario quedase
exculpado por el árbitro y, con grandes dotes de inteligencia, puso
al público en contra de Perkins, llamándole "gay", repetidas veces.


Entonces, todo el polideportivo fue un clamor contra Perkins, al que la
gente coreaba con la palabra "maricón"... Pero el luchador, haciendo gala
de tablas y sentido del humor, lejos de enfadarse, comenzó a recorrer el
ring con los brazos abiertos y haciendo reverencias como si todo ello se
tratara de un gran triunfo para el.


Perkins estaba disfrutando con tan cómica parodia y no dejaba de saludar
al público en todos los lados del ring... Sin reparar en que estaba dando la
espalda a su adversario y eso podría ser muy peligroso.


Y, efectivamente, Scorpio estaba muy enfadado y, aunque no era un
luchador habitualmente marrullero o tramposo, no dudó en aprovechar
tan lamentable descuido e inició una veloz carrera hacia la espalda de
su contrincante.


El murmullo del público alertó a Perkins que, intuyendo que algo raro
estaba ocurriendo, se volvió lo más rápido posible, pero era tarde porque
ya tenía a su adversario encima y sólo notó, impotente, como Scorpio
se aferró a su cuello haciéndole caer, por su propio impulso, a la lona
junto a él.


Todo se desarrolló muy rápido y Perkins, aturdido, no era consciente de
lo que estaba sucediendo mientras que su adversario, rápido como una
flecha, giró en el suelo ganándole la espalda y disponiéndose a aplicar
una presa tan dolorosa como definitiva.


Con gran destreza, situado Sky detrás de su adversario, le envolvió el
cuello con sus musculosos brazos como si de una anaconda se tratase.

Perkins, sin poder hacer nada, sólo podía notar su cara aprisionada
contra los fibrados brazos de su adversario que le había logrado aplicar
una presa llamada "durmiente del dragón" (dragon sliper).

A continuación Scorpio comenzó a estirar, tirando del cuello de su
desvalido contrincante que, inmediatamente, notó que no podía respirar.


La rabia proporcionó a Sky una fuerza fuera de lo
normal y, sin ninguna piedad, apretó, mucho más aún,
sus brazos contra el maltrecho cuello de Perkins...

(FIJAROS EN EL HOMBRO, BICEPS, Y TRICEPS, DE SCORPIO,
COMO SE TENSAN Y SE ABULTAN POR LA FUERZA QUE
APLICA, MIENTRAS QUE APRIETA LOS DIENTES EN SEÑAL
DE UN ESFUERZO SOBRE-HUMANO)

... Fue entonces cuando el árbitro, percibiendo que
Perkins ya estaba inerte, se abalanzó sobre el luchador
negro, dándole como ganador y ordenandole que
soltara la presa.


Scorpio había ganado y su enfado se tornó en satisfacción por el
triunfo. No le gustó ni quiso permitir que su piel fuese objeto de
deseo lascivo alguno y se había vengado con creces....
¿Homófobo?. ¡Quizás si!.

*Video del magreo en el rincón del rig:
video

*Video del la hold "Dragon Sleeper":
video

No hay comentarios: